El Arte de las Barricas de Roble: Mejorando la Complejidad del Vino

barril de roble

El uso de barricas de roble en la vinificación es uno de los procesos más antiguos y valorados en la producción de vino. Estas barricas no solo son recipientes de almacenamiento, sino que también juegan un papel crucial en el desarrollo y la calidad final del vino. Veamos detalladamente los beneficios que aportan las barricas de roble a la elaboración del vino.

Influencia de las barricas de roble en el desarrollo de sabores y aromas en los vinos:

Las barricas de roble aportan una variedad de compuestos que enriquecen el vino. La madera libera lentamente compuestos como ligninas, taninos y compuestos fenólicos, que dan al vino una complejidad de sabores y aromas. Notas de vainilla, especias, tostado, caramelo y ahumado son características comunes provenientes de la interacción entre el vino y la madera.

También se ha observado que el contacto del vino con pequeñas cantidades de oxígeno (como ocurre durante la crianza en barrica) tiene consecuencias deseables en la calidad del mismo.

Considerando que el roble es un material poroso que permite la microoxigenación, muchas bodegas utilizan esta técnica aplicando deliberadamente pequeñas cantidades de oxígeno de forma continua y controlada en sus barricas de roble.

Esta interacción gradual con el oxígeno a través de los poros de la madera contribuye a suavizar los taninos, estabilizar el color y mejorar la estructura del vino permitiendo que se desarrolle y se vuelva más complejo con el tiempo.

Las barricas de roble también intervienen en la textura del vino, aportando una sensación en boca más suave y redonda. Los taninos presentes en la madera se integran con el vino, contribuyendo a una sensación aterciopelada y equilibrada en el paladar.

Conservación de las barricas de roble:

Además de sus contribuciones sensoriales, las barricas de roble también tienen un papel en la conservación del vino. La madera ayuda a estabilizar y mantener el vino al protegerlo de ciertas variaciones de temperatura y proporcionar un entorno adecuado para su maduración.

Aunque las barricas de roble pueden ser costosas, tienen una larga vida útil y pueden reutilizarse para múltiples cosechas. Después de su uso en la vinificación, las barricas pueden seguir aportando matices a otros vinos, aunque con una influencia menor que en su primer uso.

Cuando una barrica está llena, la madera se hincha y se cierra herméticamente. Las barricas vacías, antes de volver a usarse,  deben aclararse con agua y desinfectarse; ya que cabe la posibilidad de reutilizarlas. En las cubas viejas se eliminan las sustancias adheridas a las paredes interiores siendo desmontadas y cepilladas antes de volver a montarlas.

Barricas de roble de crianza de vino
Imagen de frimufilms en Freepik

Variedad de las barricas de roble:

Diferentes tipos de roble, como el roble francés, americano o húngaro, tienen características únicas que influyen en el perfil del vino. El roble francés tiende a aportar notas más sutiles y elegantes, mientras que el americano puede contribuir con sabores más pronunciados de coco y vainilla. Los enólogos pueden elegir el tipo de roble y el nivel de tostado de las barricas para adaptarse al perfil deseado del vino.

De las más de las 250 especies de roble pertenecientes a la familia Quercus, sólo tres se emplean para la producción de barricas: el roble albar, el roble común y el roble blanco americano. Dependerá del perfil de vino que el enólogo quiera conseguir, la utilización de uno u otro, viendo a su vez a la procedencia, el tamaño y la edad de la barrica (nueva o de varios usos), el grado de tostado (a mayor tostado, menor aporte de taninos) y las diferencias aromáticas que presentan.

El uso de barricas de roble no solo mejora la calidad del vino, sino que también puede ser un elemento atractivo desde el punto de vista comercial. Los consumidores a menudo asocian la crianza en barrica con vinos de calidad superior y están dispuestos a pagar más por esta cualidad.

Entre nuestros vinos argentinos aquí tienes algunos que han utilizado las barricas de roble para su crianza:

*ALTA GAMA* Luigi Bosca De Sangre Red Blend 2020

Texto Súbito Malbec – Cabernet Franc 2019

Los Helechos Malbec de Malbecs 2016

Resumiendo, las barricas de roble son un componente esencial en la vinificación que va más allá de la simple función de contenedor. Aportan una complejidad sensorial, mejoran la estructura y la estabilidad del vino, permiten la evolución y maduración, y brindan la posibilidad de personalizar y añadir carácter al vino. La influencia de la madera en el vino es una combinación de arte y ciencia que ha sido apreciada durante siglos y sigue siendo una parte integral de la producción de vinos de calidad en la actualidad.

¡Imperdible oferta por tiempo limitado!
Disfruta de un descuento del 10% en tu próxima compra.
Solo tienes que contactarnos y mencionar que has leído este artículo de nuestro blog.
¿Qué esperas? ¡No te pierdas esta oportunidad única que tenemos para ti!

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 10 =