Clasificación de los vinos: Desentrañando la Complejidad Vinícola

Clasificación de los vinos

El mundo del vino es un universo vasto y multifacético que va mucho más allá de la mera distinción entre vinos blancos y tintos. Para comprender y apreciar la amplia gama de vinos disponibles, es fundamental explorar cómo se clasifican y qué características definen a cada categoría.

Clasificación de los vinos según su edad:

La edad de un vino es una de las formas más esenciales de clasificación y revela mucho sobre su desarrollo. Según la clasificación de los vinos por su edad pueden ser: vinos jóvenes, vinos de crianza  o vinos de guarda.

* Los vinos jóvenes, embotellados rápidamente después de la fermentación, son conocidos por su frescura y vitalidad. Tienen sabores primarios, afrutados y una acidez vibrante. . Están destinados a ser consumidos rápidamente y no requieren un periodo de maduración prolongado.

* En contraste, los vinos de crianza han pasado un tiempo en barrica y botella, permitiendo una evolución más compleja de sabores. Muestran notas más sutiles, una mayor integración entre la fruta y las características de la madera siendo más suaves y equilibrados.

* Los vinos de guarda, reservados para el envejecimiento prolongado, son vinos de alta calidad que muestran un potencial de evolución a lo largo de los años. Son más estructurados, con taninos suaves y sabores más complejos, adquiriendo matices que van desde la fruta madura hasta los tonos terciarios como el cuero, tabaco o notas minerales.

Clasificación de los vinos según su color:

La visualización del color ofrece un indicio inmediato de las características de un vino. Según la clasificación de los vinos por su color pueden ser: vinos blancos, vinos rosados o vinos tintos.

* Los blancos, que abarcan tonalidades desde amarillo pálido hasta dorado intenso, reflejan su evolución y envejecimiento. Los blancos más jóvenes tienden a ser más claros, mientras que los envejecidos pueden adquirir tonos dorados o ámbar.

* Los rosados muestran una gama que abarca desde tonalidades pálidas hasta rosas más intensos. La intensidad del color puede indicar la variedad de uva utilizada y el tiempo de maceración con la piel.

* Los tintos exhiben desde tonalidades violáceas en vinos jóvenes hasta rojos rubí profundo en vinos más maduros o incluso tonos teja en vinos más envejecidos. Estos colores, a menudo,  pueden ofrecer pistas sobre la edad y la concentración de sabores.

Clasificación de los vinos según su azúcar residual:

El azúcar residual en el vino se refiere a la cantidad de azúcar que permanece sin fermentar después del proceso de fermentación alcohólica y es otro factor determinante en su perfil de sabor y su percepción gustativa. Según la clasificación de los vinos por su color pueden ser: vinos secos, vinos semisecos o semidulces y vinos dulces o fortificados.

* Los vinos secos tienen muy poco o ningún azúcar residual perceptible. La fermentación ha convertido la mayoría o la totalidad de los azúcares en alcohol, lo que resulta en un vino seco con una sensación de sequedad en boca.

* Los vinos semisecos o semidulces presentan un ligero toque de dulzura que equilibra la acidez. Otorga una sensación ligeramente dulce en boca, aunque no llega a ser abrumadoramente dulce.

* En contraste, los vinos dulces o fortificados tienen un contenido más alto de azúcar residual, lo que les confiere una sensación más rica y aterciopelada. Pueden variar desde vinos dulces suaves hasta vinos fortificados, como el Oporto o el Jerez, que tienen un contenido de azúcar más alto debido a la adición de alcohol.

Clasificación de los vinos según su grado de alcohol:

El grado de alcohol de los vinos se expresa en porcentaje de alcohol por volumen. Según la clasificación de los vinos por su graduación alcohólica pueden ser: vinos de bajo alcohol, vinos estándar o convencionales y vinos de alto alcohol

* Los vinos de bajo alcohol suelen tener un contenido de alcohol menor, típicamente alrededor del 5% al 10% en algunos vinos espumosos, vinos aperitivos como el vermut, algunos vinos blancos ligeros y algunos vinos dulces.

* Los vinos estándar o convencionales con un contenido de alcohol entre el 11% y el 13.5%  para los blancos y entre el 11.5% y el 15% para los tintos. Esto incluye muchos vinos blancos, tintos y rosados que encontramos habitualmente en el mercado.

* Los vinos de alto alcohol tienen un contenido de alcohol superior al promedio, generalmente más allá del 14%. Algunos vinos tintos robustos, vinos fortificados como el Oporto, algunos vinos de postre y vinos elaborados en climas más cálidos suelen tenerlo.

Clasificación de los vinos
Imagen de Freepik

 Conclusión:

Entender estos criterios de clasificación de los vinos proporciona una base sólida para explorar y disfrutar la diversidad y riqueza de sabores y aromas que cada botella de vino puede ofrecer. Esta apreciación invita a todos a sumergirse en la fascinante experiencia de descubrir el vino en toda su complejidad y belleza, desentrañando sus múltiples capas sensoriales que hacen del mundo del vino un viaje continuo de descubrimiento y deleite.

¡Imperdible oferta por tiempo limitado!
Disfruta de un descuento del 10% en tu próxima compra.
Solo tienes que contactarnos y mencionar que has leído este artículo de nuestro blog.

¿Qué esperas? ¡No te pierdas esta oportunidad única que tenemos para ti!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + tres =